Toda historia tiene un principio...


... y esta aún no ha llegado a su final.

Pero para entender el Ahora, debes conocer el Ayer.

En esta crónica plagada de claves, de secretos, de metáforas, simbolismos y sueños, sólo quienes comiencen el viaje desde el mismo punto en que se inició lograrán comprenderlo.

Toda historia tiene un Principio. Comiénzalo.




sábado, 29 de agosto de 2009

Leyenda a medianoche



Aire cálido. Cielo de terciopelo morado en su corazón, que se va aclarando hasta volverse de un turbio naranja en la línea del horizonte. Brillantes hojas verdes rumoreando al son del viento. Y cientos, miles de estrellas compiten en fulgor y en pureza.

El estío no se muestra avaro con sus regalos en el Cementerio de los Olvidados.

La sombra del Trobador busca por las blancas avenidas a aquélla que es el alma de este lugar. Pero no ha de encontrarla si no es en la sagrada arboleda, acurrucada en una vigilia somnolienta en su lecho de musgo. A pocos pasos, el epitafio.

"Te estaba buscando"

El Alma Condenada suspiró, felicidad calma y adormilada.

"¿He de tallar un nuevo fragmento?"

La sombra sonrió.

"Si así lo consideras..."

En la hora de la magia, se forjó esta leyenda...






Caía el Sol en su lecho acuático cuando, al albor de los tiempos antiguos, la encontraron en el acantilado.

Ella era tan luminosa como misteriosa, tan cristalina como insondable, tan llameante como serena. Se limitaba a contemplar el horizonte, con sus ojos repletos de enigmas y respuestas, aguardando sin impaciencia, existiendo en su realidad.

El primero fue el león de pelaje blanco, orgulloso de su radiante melena alabastrina y de sus brillantes garras como cuchillos de obsidiana. Caminaba con altivez y seguridad, majestuoso príncipe de la sabana, señor de su linaje.

Se acercó a la lobo y aguardó.

"¿Qué es lo que buscas?" fue la pregunta que ella inquirió con voz serena.

"Siete veces se ha elevado el Sol el mis viajes. Rey y señor de mi territorio, he escuchado a mi inquieto corazón. Busco a una dulce princesa, delicada y frágil, a la que proteger como eterno caballero, y a la que guardar en una torre de cuanto quiera herirla. Busco a aquella que completará mi alma con la suya, siendo ella la feminidad trémula y yo la fuerza del guerrero."

La lobo sonrió de forma misteriosa.

"Sigue tu camino. Aquí no hallarás lo que buscas."


El segundo fue el zorro de manto flamígero, tímido y esquivo, con humilde orgullo de su poblada y suave cola de nieve y rubí y de sus afilados dientes de perla. Andaba con delicado silencio sobre sus guantes de negro ónix y mostraba astucia en sus ojos, señor de los ladrones, rey sin corona por legítimo derecho propio.

Se acercó a la lobo y aguardó.

"¿Qué es lo que buscas?"

"Siete veces me he ocultado a la sombra de la Luna en mi periplo. Aventurero cuyo único reino es el camino, algo falta en mi interior. Busco a una poderosa reina, ama y señora en cuanto envuelve castillo y fortaleza, en cuyos brazos cobijarme y ser dulcemente atendido. Busco una guerrera a la que querer y desear como protectora y amante, siendo ella mi bastión y yo su tesoro constante."

La lobo sonrió de forma misteriosa.

"Sigue tu camino. Aquí no hallarás lo que buscas."


Los días y las noches se turnaron en rápida sucesión, convirtiéndose en días, meses, años, cuando finalmente el lobo llegó.

Hijo de Artemisa, era como un ángel caído que hubiera descendido del Edén por decisión propia. Su pelaje iba del negro al blanco, pasando por el gris, en sus ojos verdes se leía la nobleza aliada con el ingenio, y en su caminar se adivinaba por igual al guerrero y al artista. Sus dientes, tan afilados como sus garras, daban un toque maligno a la ternura de su suave piel.

Se acercó a la lobo y aguardó, sentándose sobre sus ancas para contemplar con ella el océano.

"¿Qué es lo que buscas?"

"He contemplado mil atardeceres, pues como tú soy hijo del crepúsculo y adorador de la Luna. He escuchado en el viento susurros, he sumergido mis pensamientos en las silenciosas aguas, he danzado con los compases del fuego, he volado al Cielo y al Infierno a reírme de ambos y forjar mi propio reino. Busco a mi reflejo en el espejo, a mi pareja de alma, a mi igual. Te busco, dama y guerrera, aquella que somete mi voluntad sometiéndose ella a la mía, frágil fortaleza de cristal acerado, tú que para mí serás a la vez quien me guarda y quien me vea como su guardián. No te quiero debajo, ni encima, te quiero a mi lado. Una sola alma en dos cuerpos esparcida, para siempre... hasta que nuestro mundo se extinga..."

La lobo lo miró con su misteriosa sonrisa.

"No buscaremos más. Nos hemos encontrado."

Dos voces subieron a las estrellas entre aullidos que eran canciones y risas eternas.



La sombra, el Trobador, curvó hacia arriba sus labios de aire en un divertido mohín.

"Esa leyenda no es real."

"No..." ronroneó el Alma Condenada con esa voz heraldo de Morfeo, mientras sus párpados se cerraban, acurrucada bajo el Árbol de las Esferas. "... pero es hermosa."

Y mientras el nuevo fragmento se tallaba en su correspondiente lápida, el Trobador cedió al Sueño la vigilancia del Alma Condenada.


(Una leyenda que jamás tuvo lugar... será una premonición o una simple historia olvidada?)

5 comentarios:

kimuko dijo...

Si que es hermosa...
Es hermoso imaginar a esos dos lobos juntos aullando a la luna... ;)

:*

Fenix dijo...

Bonita historia.

Tan solo recuerda que los animales no siempre son lo que aparentan, que el mundo esta lleno de zorros con piel de leon, leones con apariencia de zorro... y ¿coredros con piel de lobo? XD

Edel dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Edel dijo...

Yo habría dicho zorros que se disfrazan de montañas. "Fenix"

Al caso... me ha encatado. me ha parecido casi perfecto... casi hasta me convences. Y digo casi ya que solamente en las últimas líneas, en el final de cuento no oincido. Y es que, no me gustan los amores ególatras. Buscar en el mundo a uno mismo es inacanzable así como destructivo. Prefiero despertar con la curiosidad de conocer algo nuevo y diferente.

También puede que le haya dado una interpretación equivocada ^^U en ese caso,el texto es realmente precioso ^^U

Kroenen dijo...

=_)
Hermosa entrada, mucho más de lo habitual. Parece que pasara una eternidad desde la última.

Aunque hay algo que no me gusta. La Lobo finalizaría la búsqueda mucho antes si saliera a cazar, en lugar de contemplar el horizonte.